Retraso en el reconocimiento de la abrupción placentaria conducida a lesiones fatales al niño y de la demanda de $1.000.000

Retraso en el reconocimiento de la abrupción placentaria conducida a lesiones fatales al niño y de la demanda de $1.000.000 por familia

Se estima que 27 de cada 1000 niños experimentan una lesión de nacimiento. Hay muchos problemas que puedan producirse durante el embarazo y durante el parto. Algunas de estas cuestiones pueden amenazar la salud y tal vez la vida del niño por nacer y la mujer. Un tal problema es una abrupción placentaria. Una abrupción placentaria es una condición en la que la placenta que sostiene al feto se separa del útero de la madre prematuramente. En caso de que esto ocurre se desgarran los vasos sanguíneos en la región aparte. La pérdida de sangre provoca una disminución en el suministro de oxígeno que al feto. La falta de los niveles necesarios de oxígeno por un período prolongado de tiempo puede causar daño cerebral y puede llevar al niño nacer todavía.

Un mal resultado médico, como una lesión de nacimiento inevitablemente implica que un médico o una enfermera cometido negligencia que condujo a la lesión. Negligencia médica se centra en aquellas situaciones donde el médico o la de enfermera tratamiento no pudo cumplir con el tratamiento médico estándar y causó la lesión. Consideremos un caso documentado que refiere una abrupción placentaria que condujo al daño de cerebro al recién nacido. Los padres persiguieron una demanda legal por mala praxis médica y las partes llegaron a un acuerdo.

La demanda se basó en los acontecimientos que tuvieron lugar cuando una joven de diecinueve años embarazada en las primeras etapas del trabajo fue admitido al hospital. La futura madre reportaron haber tenido dolor abdominal continuo. Después de su admisión, la enfermera de Obstetricia observan que tenía un abdomen duro y constantes contracciones uterinas. Poco después, la madre comenzó a tener sangrado vaginal, que fue tan severa que requirió un cambio constante de toallas debajo de ella. La enfermera no pudo notificar a un médico de cualquiera de sus observaciones y demostró en cambio la mujer donde fue el armario de ropa blanca y le dije para conseguir toallas del armario para absorber la sangre en su propio.

La mujer entonces empezó a tener un dolor insoportable después de haber estado en el hospital de cuatro a cinco horas. La enfermera todavía no notificar a un médico. Más bien la enfermera dio la mujer medicina del dolor. Unos cinco minutos más tarde, la frecuencia cardíaca fetal fue plana. La enfermera llegó a la conclusión de que esto sólo fue causada por una respuesta a la medicación de dolor. La enfermera no pudo siquiera intenta descartar una falta de oxígeno para el bebé como la razón. Tomó su otro cincuenta minutos después el monitor plano finalmente llamar a un médico.

El médico llegó, encontró la presencia de meconio y entonces notó que el monitor de ritmo cardiaco mostraron desaceleraciones profundas progresivas. El obstetra asistir entonces también demostró para arriba y decidió realizar una cesárea de urgencia. No anestesiólogo estaba disponible en el momento y así el médico hizo la cesárea con anestesia local solamente. El médico vio que había ocurrido ese desprendimiento placentario. El bebé exhibió signos de encefalopatía hipóxico-isquémica (daño al sistema nervioso central de la falta de oxígeno) que más tarde confirmó las pruebas.

La prueba reveló más tarde que el niño tenía retraso mental y de desarrollo. Debido a sus lesiones el bebé necesita terapia ocupacional, terapia del habla y terapia física y permanentemente requerirá cuidado de la vida. Se espera que el niño viva en sus 40 ‘ s. El bufete de abogados que gestiona la demanda de los padres y el niño fue capaz de informe que alcanzaron un acuerdo de $1.100.000, de los cuales $60.000 fue para los padres y el resto fue para el niño. Parte del acuerdo fue estructurada para que el niño tenga un flujo constante de ingresos en el futuro.

En este asunto la enfermera quedó para supervisar el progreso de la mujer embarazada sin un médico le supervisar. Signos de una abrupción placentaria en un embarazo tardíos son sustancial posterior abdominal o menor dolor y sangrado vaginal persistente. La enfermera ha podido tratar de rectificar la situación o incluso dejó un médico sabe que la mujer presentó con ambos signos además la enfermera no pudo tomar una acción inmediata cuando los trazados de la frecuencia cardíaca fetal monitor va plana. El primer médico no hizo nada después de observar la presencia de meconio y las progresivas desaceleraciones profundas del pulso del bebé – dos indicaciones que el feto era en extremo sufrimiento fetal. No fue hasta la llegada de la obstetra de asistentes que se realizó una cesárea de urgencia. Por entonces había hecho el daño. La falta de respuesta a los signos del problema que se presentó durante el parto de la mujer formó la base del reclamo de los padres de mala praxis. El resultado: un acuerdo por un monto de $1,1 millones.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *