Deber de cuidado en la ley de responsabilidad civil

Deber de cuidado en la ley de responsabilidad civil

Deber de cuidado en Donaghue – v-Stevenson 1932 se definió como el ejercicio de este tipo de atención fuera de la caja en tales “actos u omisiones que se pueden prever razonablemente pretende lesionar personas tan directamente afectaron que razonablemente debe obtenerlos en contemplación” e industrias de Caparo – v-Dickman 1990 referido y situaciones por el que puede ser justo, sóloy razonable imponer.

Esta tarea se debe a 1 en proximidad física: por ejemplo, en Haseldine – v – 1941 Daw al usuario de un ascensor reparado por negligencia, Buckland – v-Guilford Gas luz 1941 a niño electrocutado por cables bajos al subir a un árbol, aunque no con una madre choque ni de aborto a uno que había anteriormente se encuentra que la fuerza motriz, junto con el piloto no podía para haber sabido que existían en rey – v-Phillips 1953 y Bourhill – v-Young 1942; por lo que pueden uno de proximidad legal: por ejemplo, en Donaghue – v-Stevenson 1932 para la enfermedad de consumo de la bebida del fabricante comprada por otra y no se si inmune como política pública en la colina – v-jefe de policía de 1988, o como abogados o jueces – Saif – v-Sydney Mitchell 1980; así como a uno con lazos de sangre: por ejemplo, en McLoughlin – v-o ‘ Brien 1982 a una madre que por la noticia del accidente “era obvio que se encuentra afectado’ ~ puede ser debida disminución financieros especiales relaciones profesionales-mutua de seguros de vida – v-Evett 1971, para palabras poco cuidadosas no siempre claro como sin responsabilidad-Hadley Byrne – v-Heller & socios 1964y para choque nervioso grave – Reilly – v-Merseyside RHA 1994.

La lesión, además, si razonablemente previsibles es – Fardon – v-Harcourt 1932, negligencia puede derecho a daños y perjuicios, incluso punitiva, Rookes – v-Bernard 1964, aunque si reclama despectivamente a tan sólo la moneda más pequeña del Reino, por ejemplo, sin costos y nominal en Constantina – v-Imperial Londres Hoteles 1944.

Las circunstancias en que puede ser un deber de cuidado violado, excepto en el caso de daños específicos como la difamación o traspasar – o por debajo de la regla de Rylands Fletcher – v donde legalmente pero por su propia cuenta y riesgo cualquier fabrican artificial mediante el uso de la tierra y excluyendo casos de inmunidad y circunstancias el lugar donde un deber legal debidamente ejercitado infringe el derecho – como la perturbación provocada por el ruido de aviones de o aterrizaje – sin embargo , no mal aconceja: Fisher – v-Ruislip-Northwood UDC 1945, tales circunstancias pueden ser sin importar si un riesgo es saber y nunca se opuso a: Smith – v-Charles Baker & hijo 1891, hecho en que un riesgo es conocido y ahora ha sido consentido: Bowater – v-Rowley Regis Corp 1944 ~ aunque tengas negligencia concurrente: Stapley – v-yeso Mines Ltd 1953-incluso si a pesar de las instrucciones.

El típico es el hombre razonable; Si se corría el riesgo de lesiones: Bolton 1951 – v-piedra ~ 6 veces en 3 décadas significadas no y también el grado de peligro es proporcional en cuanto de la atención necesaria; la gravedad de la lesión que se arriesgaron demasiado es proporcional la cantidad de cuidados necesarios: París – v-Stepney BC 1951 – más empleado ciego en un ojo, en lugar de la total sin embargo el tipo de lesión basándose en tales como: Junta Británica de ferrocarriles. -v-Herrington 1972; un valor social si justifica el peligro: en Fisher fracaso fueron justificados en tiempo de guerra black-out to get up luces sombra para protegerse de las alteraciones del orden público para el ciclista, en vatios Hertfordshire – v CC 1954 comprar el vehículo mal en esta zona del accidente fue justificado por el valioso tiempo que ya se han perdido en lo que permite ayudar allí; la consideración de costo-beneficio: en Latimer – v AEC 1953 haber hecho más razonable habría podido levantar el riesgo demasiado lejos en comparación – excepto debe existir una obligación legal como en la salud & seguridad actos; esa norma en el ejemplo de negligencia de un experto es, por el contrario – Latimer, de experto razonable.

El vínculo entre el incumplimiento de las obligaciones, así como el daño resultante debe ser probado a existir debería ser hecho o tal vez un par de ley. Los planes de HMO son susceptible a la regla “pero para”: en Barnett – v-Chelsea etc.. Incumplimiento de hospital etc. 1968 por el fracaso en el médico para llamar no ha sido la causa de la muerte, McWilliams – v-Sir Arrol 1962 falló ya que el cinturón de seguridad no realmente se usan si se suministra en Cutler – v-Vauxhall motores 1971 la operación en una pasta había ordenada recientemente en una úlcera en el sitio que yo sería una condición preexistente; pero, simplemente no es roto un vínculo causal mediante causa consecutivo y no disminuir una posterior lesión inicial factores en Baker – v-Willoughby 1970 ni necesariamente disentitle múltiples causas cuando en el equilibrio de probabilidades el enlace era considerablemente la explicación: McGhee – v-nacional carbón Junta 1973; Cuando el daño o algo de él proviene de un incumplimiento de un tercero “pero para” regla todavía se refiere a si tipo de lesión pasa a verse: Hogan – v Betinck Colliers 1949.

Aforementioned sólo se aplica en caso de que el incumplimiento no es demasiado remoto, además de no estaba en Wieland – v-Cyril Señor alfombras 1969 resultó el hecho de que se encuentran en otros lugares y más tarde a través de la necesidad de descartar gafas bifocales provocados por negligencia del conductor; no importaría la especial sensibilidad en el reclamante – regla ‘cráneo de cáscara de huevo’: Robinson – v-buzón 1974-‘ uno tiene que tomar a la víctima como él lo encuentra ‘; dentro de Wagonmound 1961 durante el tiempo de la violación que podría quemar aceite derramado en agua de mar podría apenas razonablemente, así como en – v-Turner Doughty Mfg. 1964 como resultado de la experiencia de estado, realmente se prevén; empleando el Bradford – v-Robinson Alquiler 1967 que era la congelación por proporcionar una furgoneta sin tener un calentador.

Prueba del reclamante puede encenderse al acusado: dirigir – v-Durable caucho 1956; no menos de algunas pruebas son necesario de negligencia, aunque ‘los hechos hablan por sí mismos’-lo harán no en caso de que el reclamante no puede decir lo que sucedió: Wakelin – v-LSWR 1886, negligencia podría inferirse por falta de explicación por el acusado, para virtualmente cualquier reclamante reducción proporcional legalmente reforma (negligencia concurrente) Ley 1945 se hace.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *